Posted by on May 4, 2012

Mis Niños: Les dí estas palabras hace muchos años. En esta ocasión tan importante cuando se reúnan nuevamente, se las doy.

Palabras de Armonía

“Preserven la armonía en su alma y ésta fluirá hacia todos los demás, porque ésta es más poderosa y mucho más abarcadora de lo que ustedes comprenden. Desechen todo pensamiento egoísta, toda ambición personal, la más mínima envidia y la suspicacia que estropean las melodías del corazón, por el amor al trabajo y la devoción a la causa. Escuchen la gran canción del amor, la compasión y la ternura; y sumergiéndonos en ellas, olvidemos las sombras pasajeras. Unidos en armonía, tu poder es ilimitado; sin éstos no puedes hacer nada. Asegúrate que tu tono en el gran instrumento sea puro y claro, de lo contrario surgirá la discordia. Detrás de las sombras del pecado y el sufrimiento, se encuentran las divinas armonías de la realidad. Búscalas y no las pierdas.

Si no tuvieran otras palabras mías por las cuales vivir, serán capaces de trazar un rumbo claro a través de incontables encarnaciones. Tu trabajo diario y a cada momento debe dirigirse a liberarte de las cadenas de los deseos personales, de las ambiciones, los celos, las suspicacias y todas las sombras que oscurecen la gran canción del amor, la compasión y la ternura. Ésto solo puede lograrse mediante una elección unificadora, una y otra vez, hasta que esa unidad es parte integral de tu ser. Ésto no es un ejercicio o práctica mental, es convertirnos en la práctica.

Solo mientras seas capaz de detener y utilizar los pequeños detalles de la vida, podrás alcanzar y aprovechar la verdadera Potencia Infinita. Es el poder de las pequeñas cosas las que conducen al final hacia el poder sobre lo grande. Si eres descortés, poco amable y egoísta hacia los más pequeños de Cristo, entonces estás obstruyendo las corrientes Crísticas, en tu aura; imposibilitando la manifestación de la potencia contenida en esas corrientes.

Observa tu actitud hacia las pequeñas irritaciones de la vida diaria. Esas trivialidades son capaces de demoler las aparentemente seguras paredes que construyes a tu alrededor, dejando desnuda el alma en el silencio, y surge después la paliza del estrés y la tormenta, desintegrando las preocupaciones y nimiedades. Éstas se acumulan como montañas sin senderos densamente cubiertas de zarzas y rosales que aguijonean hasta que la mente crece desesperada en contemplación. Cuando te imaginas que un acto tuyo es una “pequeñez”, sin consecuencias para el Esquema Divino de la Vida, te olvidas que el Esquema Divino, se construye de pequeñas cortesías, gentilezas, sonrisas, la aceptación mutua y el reconocimiento de la unidad de todo lo creado. El Esquema Divino es destrozado por mucho menos que eso.

Te pido que escuches la gran canción de amor, de compasión, de ternura; y sumérgete en esa canción, reconoce que tu poder es ilimitado. Recuerden mis niños, escuchar no es simplemente escuchar sino, hacer esa canción parte de cada fibra de su ser hasta que se conviertan en la canción. Escoges convertirte en eso mediante cada pensamiento, palabra y acción cada minuto del día.
Demuestra esa armonía aquí y ahora en este Centro, luego llévalo al mundo y no simplemente hables de eso. Simplemente SE eso, proveyendo un faro de amor, de compasión y ternura con todos los que te encuentras.

En ternura me despido,

Tu Padre/Hermano, Hilarión

Comments

Be the first to comment.

Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*